Entradas

Mostrando las entradas de 2019

Mi gran obsesión

Imagen
Del libro El regreso

Vengo de lejos, de donde los seres somos lo suficientemente inteligentes como para respetarnos los unos a los otros.
No hay tantas reglas discriminatorias como acá. Aquí suele hablarse de igualdad, de democracia y sin embargo de eso no hay nada. Apenas el empeño, y unos cuantos legisladores con un tira y encoje que data de siglos. Es terrible la vida en este lugar.Desespero por volver. Lo peor que he visto me aterra mencionarlo. El año en que mi nave aterrizó los científicos tenían un gran dilema ante sí. Se acercaba a la Tierra un meteorito de proporciones gigantescas. Y todos estaban seriamente alarmados. Mi gente se confundió en sus cálculos y pensó que valdría la pena salvar a este planeta. La misión salió como otras tantas. Pero, se subestimó a los humanos. Por eneiones estuvimos recibiendo señales de ellos. Pero, eran una máscara. Toda la información había sido manipulada. Nadie podía imaginar una raza tan belicosa detrás de las sinfonías recibidas o de los ol…

Cuando los extraterrestres se apoderaron del aeropuerto de Savannah

Imagen
Savannah es la ciudad de los fantasmas por metro cuadro, donde quiera puedes escuchar el eco de una historia escalofriante, sobrecogedora que hará que los pelos se te pongan de punta. Pero, lo que ocurrió este verano sobrepasa cualquier situación imaginada y no tiene nada que ver con apariciones.
El aeropuerto Internacional de Savannah, el Hilton Head ha sido tomado, literalmente, por extraterrestres y lo peor es que las autoridades no han podido impedirlo.
El primero de ellos llegó en uno de los vuelos de la mañana del viernes. Venía enfundado en un traje negro. Su cuerpo delgado y tez clara simulaba la figura de un zombi. Avanzó sin mirar hacia los costados y tarareó una cancioncilla de los ’60. No quería despertar sospechas. Ya una aeromoza impelida por su palidez le había preguntado si se encontraba bien.
Se movió con agilidad hacia la cafetería. Allí, una sureña le estaba esperando. Tomados de la mano se dirigieron hacia el área donde los taxistas aguardan.
Un melenudo les hizo una …

María Magdalena y el huracán

Imagen
Del libro Hastag Cuentos


Anunciaron que viene un huracán de gran intensidad. Lo están diciendo por todas partes y realmente tengo mucho miedo porque mi casa apenas es un barracón. Hice un recuento de mis provisiones, a decir verdad, no son muchas: tengo agua, un poco de arroz en una jaba chillona y el pan que dieron esta mañana en la bodega. Si todo se moja como supongo que sucederá no habrá leña que encienda así que, ni preocuparse con cocinar… Además, tampoco habrá luz. De mis pertenencias ni hablar, no tengo casi nada, la colchoneta si se empapa, bueno, pues la pongo al sol para que se seque, ¿qué otro remedio me queda, que no sea seguir con la vida?

Por suerte, el huracán se irá rápido y definitivamente lo que me preocupa es la casa. Recuerdo cuando era pequeña y venían los huracanes, toda la familia se evacuaba y mientras que aquello pasaba nos quedábamos durante unos días en casa de Lucía, la amiga de mamá, que era un lugar alto y bastante seguro. El viento afuera arrasaba con tod…

José, el limpiador (del libro Hashtag Cuentos)

Imagen
José es un hombre diferente a todo lo que conozco. Y muchas veces me he preguntado cómo se las arregla para vivir. Reúne las condiciones necesarias para sentarse en una esquina cualquiera y pedir limosna. Sin embargo, no lo hace.

¿Qué edad puede tener? Siempre que lo veo me hago la misma pregunta. Pero es difícil de responder. No creo que sea mayor que yo, que ando en mis treinta, pero se mira mucho más viejo.

Tiene agrietados los calcañales de andar descalzo. Y las uñas de los pies largas y sucias. Generalmente no usa camisa y si lo hace entonces viste una que es un ripio mugriento que le sirve para cubrirse un poco.Pocas veces lleva pantalones, la mayor parte del tiempo anda en short.

Habla con cierta dificultad y se expresa como una persona que tiene retraso mental, pero es capaz de cumplir cualquier tarea por dura que sea.

José limpia los patios, barre las calles, y hasta tiene un trabajo fijo como recogedor de basura. Hace unos días le pedí que viniera a hacerme un trabajo en la c…

Verde la luz de la luna

Imagen
VERDE LA LUZ DE LA LUNA


Verde la luz de la luna,

luna triste que te empecinas

en recordar.

Luna que sobre el asfalto llora

y se quiebra al desamor.

Luna, triste luna

que me acompaña y te niega

que te niega y te recuerda.

Ven, que hay un sitio perfecto

sobre el halo de luz

y la madrugada.

Ven que hay un alma

que espera.

Verde, verde

verde risa

verde la luz de la luna

ven

sobre la encrucijada

y la fe

sobre el dolor y la angustia

sobre tu canto y mi canto

ven.

Verde la luz de la luna

sobre el amargo viento

sobre la triste fe.

Ven.




¡QUÉ YO TE HE VISTO LLORAR!


Y tú que te escondes del amor

a sabiendas del verdadero

del que duele

del que te saca lágrimas

del que te envuelve en un suspiro.

Y tú que te escondes

porque la mentira es tu cetro

y el engaño tu escucha.

Frío como la muerte

yerto como ninguno

dices quererla

dices quererme

en mis brazos la agonía

en sus brazos el arrepentimiento.

Tú que te escondes

que te las das de hombre

tú ¡qué yo te he visto llorar!

por mí o por ella

por ella o por mí

¡qué yo te he visto llorar!

En las noches…

Del libro "Las aventuras de Juancito: O el niño que vino de Marte"

Imagen
Capítulo 5

Juancito aprende a montar bicicleta



Juancito ha resultado ser un niño muy precoz para su edad. Y yo no debería estar asombrada por nada porque, definitivamente, él viene del planeta Marte. Y allá al parecer todo es un poco diferente. Sin embargo, no tienen bicicletas. Les cuento:


Hace unos días de visita en un parque había unos niños y niñas montando unos en triciclos y otros en bicicletas. Juancito comenzó a observarlos con mucha atención y de inmediato me preguntó:


—Abuela, ¿qué es eso? Y ¿cómo es que pueden sostenerse sin perder el equilibrio? Yo también quiero hacerlo.


El caso es que después de tantas preguntas y al ver su interés nos fuimos al supermercado con el fin de comprar una bicicleta para él. Pero, por más que buscamos todas resultaron ser muy grandes. Ni siquiera el más pequeño de los triciclos resultó conveniente porque Juancito además de ser pequeño tiene sus extremidades un poco más cortas que cualquier niño humano de su edad. ¡Sus piecitos no consiguieron llega…

Café o chiché (y dos cuentos más del libro Hashtag Cuentos)

Imagen
Café o chiché


Aunque de campo mi pueblito natal está muy bien estructurado. Al menos sus calles se interceptan de manera perpendicular formando unas esquinas divinas, en las que, en la mayoría de ellas asoma un rail de punta, tal vez para recordar que un día allí se amarraron caballos. Pero, lo que te quiero contar hoy es algo diferente y tiene que ver con la muerte y sus posaderas puestas justo sobre el banco pintado de verde y amarillo; sí, ese mismo el que está frente a la glorieta del parque y que tiene esos colores en honor a un artista famoso del que nadie se acuerda.

Eran las seis de la mañana y a mí todavía me duraba la resaca de la noche anterior, pero apegado a la costumbre de levantarme temprano lo hice casi que, en cuatro patas para tomarme el chiringuito caliente, que olía a café en el bar Elpidio.

Me tomé aquello con cierta duda de si era más chiché que café. El sabor amargo, requemado y hasta casi resinoso del chícharo me hizo dar un respingo y voltear mis ojos buscando al…

Escenarios de inmigrantes, en dos novelas: "La trampa" y "Llorar no cuesta", de la autora cubana Lázara Ávila Fernández

Imagen
La trampa, una novela cubana
Los lectores cero de esta novela han dicho:
-Has escrito una novela desgarradora, me ha hecho llorar y confieso que no lloro con mucha facilidad. "La trampa" es una novela maravillosa, que todos deberían leer. Te felicito. -Clara Avila
-La Trampa es una novela de dolor y sentimientos. Trae a lomo descubierto historias que muchos vivimos y por eso el nudo en la garganta. -Ale Marrero.
Sinopsis:
David llegó a los Estados Unidos siendo un niño, y nunca ha regresado a Cuba, su país de origen. Sin embargo, tras la muerte de su padre y la aparición de unas cartas que hablan acerca de su pasado y de la madre que nunca conoció decide visitar la isla. En Cuba es inevitable que conozca a Fernanda, la nieta de Reutelio María, con quien comparte un pasado en común. David no puede evitar el enamorarse de la mujer por lo que llegado el momento le propone que se vaya con él a Estados Unidos. Fernanda vacila porque está muy apegada a los recuerdos, pero ante un …