Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2020

Pérdida

Imagen
Pérdida
Sobre la ciudad desperdigadas las almas vuela el insomnio mientras en arrebato te busco pero, no estás nunca estuviste ni estarás.
Ahora es peor tras los balcones los ojos tras las ventanas los ojos fustigando la angustia de la espera ahora solo somos el unicornio y yo en soledad.
Sobre la ciudad el repaso idiota de la muerte preguntando quien da más por la cofradía de la monja y la Santa del dolor por las lágrimas quién da más por los que ya no estarán quien da más.
Democracia de aguinaldos y mentiras libertad que cobra el precio del niño que perdió a la madre y de la prostituta que por corpiño ahora solo ojos lleva.
Democracia y libertad de movimientos en esta ciudad cansada mientras te busco y me convenzo de nuevo que no estás que no estarás.

Hiperconectada

Imagen
Hiperconectada

Hiperconectada en ese afán humano por lo humano. Lluvias de estrellas marchitas cambiantes estrepitosamente muertas como la sed y el olivo y la rosa muertas porque hizo frío y faltaron las palabras sobraron las ausencias.

El tiempo corrió a contracorriente alzado por las manitas de un niño sin entender que la inocencia puede perderse hoy también.

Me espera en la esquina, una bruja mientras los perros regurgitan dolor fatiga en este afán de los humanos por lo humano.

Camino una calle dos me aferro al kilómetro cincuenta y una selfie imprudente abofetea mi cara en esta ciudad hambrienta de palabras apagadas de ausencias:
hiperconectada.


Los gatos se van a luna (Cuba, 1993)

Imagen
Amo a los gatos y a los perros. Pero también me amo a mi misma. Creo que uno tiene primero que amarse a sí mismo para después amar a los demás. Y aunque estoy convencida de que no he descubierto el agua tibia, me hace muy feliz el repetir esa frase una y otra vez como si fuese mía.  Es por ese amor que siento hacia mi persona y hacia los míos, por esa sensación que a veces se convierte en un acto de supervivencia que tuve que hacer lo que hice.

Comprar en Pinar Express
Ya sé que es difícil entenderme cuando te hablo de esta manera y dejo las ideas inconclusas, pero mencionar lo indecible sin que se sienta asco y ganas de recriminarme me hace hablar así. Pero como soy una buena persona no voy a dejarte sin entender lo que sucedió y haciendo un esfuerzo grande te voy a contar: Y lo primero es lo primero: mi abuelo. El con aquella su bota siempre presta a dar una patada, lanzaba a los animalitos tan lejos que a ellos no les quedaba otra alterativa que morirse. Yo me escondía debajo de la me…