Buscar

sábado, 25 de febrero de 2017

Y tú que te escondes



Y tú que te escondes
que me amas y mientes
adónde es que vas.
Y tú que te escondes
de mi amor y tu amor
adónde es que vas.
Te llevas mis besos
y cada caricia uncida
al calor de la alborada.
Te llevas mis manos
recorriendo tu cuerpo,
mi aliento te llevas.
Y tú que te escondes
adónde es que vas.
Anoche
me rogabas un beso
me rogabas…
Di amor
adónde es que vas.
Te abrasará el recuerdo
como a mí la angustia
te abrasará la nada
como a mí el vacío
Y como yo
sin amor ni sosiego
entregarás a alguien
apenas la materia
apenas
el dolor.
Di amor
adónde es que vas.

"Llorar no cuesta" por Lázara Ávila Fernández



Sinopsis:

"Llorar no cuesta" es una novela cubana que narra con crudeza la historia de un hombre y de dos mujeres que obligados por las circunstancias se despojan de la piel para asirse a lo imposible.

Sexo, sincretismo, prostitución, violencia, desesperanza en la Cuba de los primeros años de la década del 90 tras la caída del Socialismo en Europa y durante la antesala de la Crisis de los balseros de 1994, cuando miles de cubanos se lanzaron al mar para escapar de la asfixiante situación en la que estaban atrapados.

La historia transcurre en Cuba, en el pueblo de Candelaria, aunque pudo desarrollarse en cualquier otro municipio cubano. Es un texto desgarrador que recrea una triste y compleja realidad histórica.

La corrupción, la ilegalidad en la que vive el cubano, la doble moral, el sufrimiento y la marginalidad constituyen el hilo conductor de esta obra que al decir de la autora es “una novela agria escrita en tonos grises”.
Sobre "Llorar no cuesta" los lectores han dicho:
" Aquí les muestro la referencia de una novelita, (que habré leído este sábado por la mañana).  Y por 'novelita' me refiero a su tamaño, que no a su buena calidad y tratamiento del tema. Es una lectura que nos hace sufrir. No se trata precisamente de una diversión. No es un crucero romántico ni un desfile de Chanel en La Habana. Antes al contrario, es un paseo por la Cuba de verdad; la que sufre y llora en silencio, la del Periodo Especial.  Así que no busquen en ella a la new jet set habanera, a la clase superior (...si, la de los hijos y nietos de ciertos mandatarios, que si tiene acceso a yates, a paseos lujosos, a viajes al extranjero, a la última moda de diseño). La Cuba de esta novela es la de verdad, no la que cuenta la prensa de moda. Así que si quieren acompañarme en este sufrimiento, pasen y lean".
Otro lector en amazon.es:
"Es una gran historia ,dura, que describe la realidad de un momento de terribles necesidades en la Isla. La autora demuestra gran facilidad en la descripción de cada momento y de las vivencias dolorosas y a la vez reales.Vale la pena leer su contenido,su trama,las frases idiomáticas presentes en su relato .Es un gran trabajo que creo que refleja la realidad de una vida llena de hostilidades .Lo recomiendo,es una gran obra .Enhorabuena a la autora".
En amazon.com: "Una excelente ilustraccion de la realidad cubana, pero mas que eso es una gran novela escrita exquisitamente".
Otro en amazon.com: "Con sorpresa y admiración leí esta novela que narra los años mas duros del pueblo cubano. Sorpresa por el relato tan vivido de un tiempo que todos pretendemos borrar y del que poco o casi nada se narra. Me encontré con personajes de mi propio entorno en mi pueblito natal y creció en mi la admiración por la Señora Avila, por su prosa fácil y dinámica. Llorar no cuesta hasta que no terminas la lectura, entonces si te das cuenta que tienes algo muy valioso en tus manos y nace la admiración por alguien que de seguro no era extraña en esos avatares del tiempo narrado. Me gusta el secreto y la intriga que se devela a gotas y la increíble situación que se narra. Felicidades a la escritora y los invito a leer este libro magnifico que de a seguro repercutirá en la literatura de estos tiempos. Gracias Sra Avila por el esfuerzo y el regalo!".

domingo, 19 de febrero de 2017

Qué hago con tus besos



Qué hago con tus besos
si no me pertenecen.
Qué hago con la brisa
si ha escamoteado tu presencia.
Qué hago con los sueños
si de a poco partieron contigo.
Qué hago con tus besos,
qué hago con la vida
y estas mis tristezas
que como pasajeras van
sin rumbo.
Qué hago con tus besos
que al viento tiras
y mi cara no rozan.
Qué hago en la distancia
con este amor de locos
que en la mañana dice
te amo
y en la noche
lo olvidó.
Qué hago con tus besos
que no me pertenecen
qué hago con mi vida
a oscuras
y perdida.
Dime tú
dame la respuesta.
Qué hago con tus besos
que al aire tiras…
dime tú que hago yo
si mientras más te adoro
más tú me olvidas.

sábado, 18 de febrero de 2017

El treinta es el número mágico



El pantalón color gris ceñía su cintura y hacía ver su delgadez extrema, pero, yo me enamoré de él. Mis ojos lo perseguían cada tarde a través de los cristales de la ventana de mi habitación hasta aquella noche cuando por fin se decidió a invitarme a bailar.
Un amigo común estaba de cumpleaños. Y aquello fue el pretexto perfecto para que nos reuniéramos. Al principio corrió detrás de una de las chicas de belleza más exótica jamás vista, pero, ella le dio calabazas. Tuvo que conformarse conmigo que me había replegado en la tristeza al ver como trataba en vano de conquistarla a ella.
Esa misma noche nos fuimos juntos y ya no nos separamos más. No, así no es la historia. En realidad, treinta meses más tarde nos dijimos adiós en un aeropuerto. Con las manos enlazadas y la voz temblorosa nos dijimos adiós.
Lo peor vendría a partir de ese momento. Nos enviamos tantas cartas como pudimos, y nos prometimos tanto amor como nadie en este mundo.
Pero, la vida es lo que es: una carga pesada. Un fardo que se va poniendo viejo. Un destino escrito en cualquier parte, menos en tu cabeza. Una idiotez y un gran complejo de que todo va a estar bien.
La vida es de las tristezas la mayor agonía. Más, uno anda como si eso no fuera contigo. Uno anda pensando en que le tocará al otro y no a ti.
No volvimos a vernos más, hasta hace muy poco. Treinta años después. Antes el pelo le caía sobre los hombros. Ahora es blanco y tan corto que me pregunto por qué tienen que haber barberos sobre la faz de la tierra. Su cintura ha aumentado. Y yo me he puesto vieja.
Sus ojos brillan cuando me miran. Me comen como antaño. Y mi respiración se agita al roce de su piel.
Hemos pasado treinta días juntos y no me ha alcanzado el tiempo para contarlos. Ni para entender. Nos escapamos del mundo, pero, allá fueron a buscarnos las obligaciones terrenales. Bendito Dios y su séquito de conveniencias mutuas.
No dejaré que se marche, no dejaré que regrese. Me han dicho que con solo treinta gotas bastan para que un caballo duerma por siempre. Mañana no se irá a ninguna parte. Mañana no podrá irse a ningún lugar. Ni yo tampoco. El treinta es el número mágico, solo que él no lo sabe.

Del libro 40 relatos de amor  

Sinopsis del libro: Cuarenta escritores se han unido para escribir los cuarenta relatos que componen esta antología de amor publicada por el grupo literario Libros, lectores, escritores y una taza de café (LLEC). Parejas, amores imposibles, cartas de amor, viajes en el tiempo, amores antiguos…
Los beneficios irán destinados a la Fundación “Hospital amic” de Sant Joan de Déu de Barcelona para la humanización y apoyo del tratamiento de cáncer y la leucemia infanti