Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2017

Y tú que te escondes

Y tú que te escondes que me amas y mientes adónde es que vas. Y tú que te escondes de mi amor y tu amor adónde es que vas. Te llevas mis besos y cada caricia uncida al calor de la alborada. Te llevas mis manos recorriendo tu cuerpo, mi aliento te llevas. Y tú que te escondes adónde es que vas. Anoche me rogabas un beso me rogabas… Di amor adónde es que vas. Te abrasará el recuerdo como a mí la angustia te abrasará la nada como a mí el vacío Y como yo sin amor ni sosiego entregarás a alguien apenas la materia apenas el dolor. Di amor adónde es que vas.

"Llorar no cuesta" y "La trampa", dos novelas cubanas

Imagen
Sinopsis: " Llorar no cuesta " es una novela cubana que narra con crudeza la historia de un hombre y de dos mujeres que obligados por las circunstancias se despojan de la piel para asirse a lo imposible. Sexo, sincretismo, prostitución, violencia, desesperanza en la Cuba de los primeros años de la década del 90 tras la caída del Socialismo en Europa y durante la antesala de la Crisis de los balseros de 1994, cuando miles de cubanos se lanzaron al mar para escapar de la asfixiante situación en la que estaban atrapados. La historia transcurre en Cuba, en el pueblo de Candelaria, aunque pudo desarrollarse en cualquier otro municipio cubano. Es un texto desgarrador que recrea una triste y compleja realidad histórica. La corrupción, la ilegalidad en la que vive el cubano, la doble moral, el sufrimiento y la marginalidad constituyen el hilo conductor de esta obra que al decir de la autora es “una novela agria escrita en tonos grises”. Sobre "Llorar

Qué hago con tus besos

Qué hago con tus besos si no me pertenecen. Qué hago con la brisa si ha escamoteado tu presencia. Qué hago con los sueños si de a poco partieron contigo. Qué hago con tus besos, qué hago con la vida y estas mis tristezas que como pasajeras van sin rumbo. Qué hago con tus besos que al viento tiras y mi cara no rozan. Qué hago en la distancia con este amor de locos que en la mañana dice te amo y en la noche lo olvidó. Qué hago con tus besos que no me pertenecen qué hago con mi vida a oscuras y perdida. Dime tú dame la respuesta. Qué hago con tus besos que al aire tiras… dime tú que hago yo si mientras más te adoro más tú me olvidas.

El treinta es el número mágico

El pantalón color gris ceñía su cintura y hacía ver su delgadez extrema, pero, yo me enamoré de él. Mis ojos lo perseguían cada tarde a través de los cristales de la ventana de mi habitación hasta aquella noche cuando por fin se decidió a invitarme a bailar. Un amigo común estaba de cumpleaños. Y aquello fue el pretexto perfecto para que nos reuniéramos. Al principio corrió detrás de una de las chicas de belleza más exótica jamás vista, pero, ella le dio calabazas. Tuvo que conformarse conmigo que me había replegado en la tristeza al ver como trataba en vano de conquistarla a ella. Esa misma noche nos fuimos juntos y ya no nos separamos más. No, así no es la historia. En realidad, treinta meses más tarde nos dijimos adiós en un aeropuerto. Con las manos enlazadas y la voz temblorosa nos dijimos adiós. Lo peor vendría a partir de ese momento. Nos enviamos tantas cartas como pudimos, y nos prometimos tanto amor como nadie en este mundo. Pero, la vida es lo que es: una carga

El aché lo tiene Teresa, capítulo 2

El verano es muy caliente en Cuba, capítulo 3