Lazara Avila en FIP Palabra en el mundo

Lectura de tres poemas, escritos durante la cuarentena.
Haz clic en el siguiente enlace para que puedas escucharlos:
Haz clic aquí
Y por si los quieres leer te los comparto a continuación:



Desde la misericordia


Desde la misericordia
del jardín abandonado
un pájaro levanta el vuelo
y vuelve quebranto mi razón.

Anoche el mundo era una fosa
de cadáveres tristes abandonados
rotos
mientras en la distancia un grito
paría una madrugada sorda.

Hoy la plaza no saluda
a ningún marchante
y la ciudad cargada de fétidos olores
despierta
convertida en caos
tendenciosa.

Allá, la que vocifera
maldice
miente
vapulea al que nada tiene
y sarcástica vomita.

Desconcertante
arrebato
de una vida
envenenada por mentiras.

En otra esquina
el ciego
tentando con sus manos la piedra
muerta y fría
dejando sobre la tierra
la huella triste de su paso
sin luz.

Mientras la mujer del otro
en escalofrío se deshace de los pocos harapos
que la tormenta deja.
Es el caos
y
nada
regresará.

Tampoco quiero ser


Me hundo
en las galimatías de los políticos
y sus agendas mediáticas
cualquiera que sea el bando
simplemente
muero.
Es lo enfermizo de lo absurdo
mientras el mundo gira
desbocado
intentando ahuyentar lo inevitable.

Conectada a este bendito tubo
hombrecitos de verde
sin rostro
me desnudan y pinchan sin piedad
la arteria
mis venas
mi carne.

Me hundo,
me hundo
en el incierto arrebato de los que
incapaces de reconocer mi angustia
me dejan partir
como un número más
una cifra más
sin nombre
apilonada entre cadáveres
como si no tuviera allá afuera
a alguien
llorando
triste
desolado.

Me rebelo y digo
no
no
lo siento
no puedo estar de acuerdo.

Y tampoco quiero ser
la parte del juego que perdió
la bocanada precisa de aire
para decir
estoy viva
respiro.

Pérdida

Sobre la ciudad
desperdigadas las almas
vuela el insomnio
mientras en arrebato te busco
pero, no estás
nunca estuviste
ni estarás.
Ahora es peor
tras los balcones los ojos
tras las ventanas los ojos
fustigando
la angustia de la espera
ahora solo somos el unicornio y yo
en soledad.

Sobre la ciudad el repaso
idiota
de la muerte
preguntando quien da más
por la cofradía
de la monja
y la Santa del dolor
por las lágrimas
quién da más
por los que ya no estarán
quién da más.

Democracia de aguinaldos
y mentiras
libertad que cobra el precio
del niño que perdió a la madre
y de la prostituta
que por corpiño ahora solo ojos lleva.

Democracia y libertad de movimientos
en esta ciudad cansada
mientras te busco
y me convenzo de nuevo
que no estás
que no estarás.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

"Llorar no cuesta" y "La trampa", dos novelas cubanas

María Magdalena y el huracán

José, el limpiador (del libro Hashtag Cuentos)