Entrada destacada

Del libro "Cinco poemas de amor"


Tristeza



Me quedé sin palabras
para expresar mi dolor
sin una sola sílaba
para expresar mi llanto.
Muda como en el último adiós
muda y desecha
en ripios.
Y el corazón apresura su paso
las manos están frías
tus besos con ella
mi corazón que corre, espantado.
Mis manos tiemblan
tu cuerpo la abraza.
Me quedé a la espera
de que sea mentira
de que no seas tú
ni ella ni yo.
Me quedé intentando
respirar
más, no lo consigo.

Cada quien


Y el alma dice no
y el cuerpo y los pasos
después del último beso
después de la palabra
ya no hay vuelta atrás
ni siquiera arrepentimiento
solo una sonrisa aparentando
que no pasa nada.

Sobre el recuerdo
un ave que intenta batir alas
y no lo consigue
una nave sobre el mar iracundo
tratando de sobrevivir la inclemencia.

Entre sábanas blancas
dos cuerpos mintiéndose
intentando olvidar.

Cada quien es un camino
cada quien es un mundo
atrapado en un espacio físico
entre leyes y dogmas
entre amores ingratos.

Cada quien llorando su pena
en soledad.

Me fui


Me fui a la ladera a caminar contigo
me fui a los arrabales a conocerte de cerca.

Me fui bajo la lluvia
y las tempestades
me fui sobre el viento
en una noche de frío.

Me fui solo contigo
y una luciérnaga verde.

Me fui a alcanzar la cima
sobre tu pecho de hombre
sobre tus manos
y el calor de tu pelo.

Me fui
en harapos sin ningún lazo
sin primavera y sin pasado
me fui tal como soy
patética y gruñona
y regresé de ese viaje
amándote más.

 Solo orquídeas

Hay orquídeas mañaneras
 a la vuelta de la esquina
hay orquídeas juguetonas.

Y en el alféizar de casa
 hay un monito verde
pintando mil travesuras.

Sobre la sombra del beso
sobre la mirada aquella
sobre el titilante espasmo
sobre quién sabe si la luna
hay orquídeas juguetonas
hay orquídeas
solo orquídeas.

He prometido


He prometido olvidarte
pero no me alcanzó el tiempo
hubo despojos en cada piel
y el sol anduvo de una escaramuza en otra.
Quiso la vida ponerlo así
yo jugando a las promesas
tú vistiendo de púrpura.
Andan locos sueltos esta noche
se gritan los unos a los otros.
!Son tantos los improperios!
y a mí el tiempo se me acaba
no encuentro el cómo
he perdido la apuesta.
Y sobre el río con los pies descalzos
mi alma
y sobre el monte verde en un escalofrío
el silencio
y sobre un halo de brisa

yo.


 Hay una duda


De la escaramuza
apenas el viento
rozando el vórtice de la higuera
apenas el ensueño insinuoso,
provocante.

Hay un centenar de mentiras
en cada verso
y mi abrazo vuélvase hosco
y tus besos se quiebran
sobre la espera.

Hay una duda rumiando un acertijo
para hacer más difícil el despertar
para convertir en amargo todo lo que toca.

Hay una duda tendenciosa
bruja
sobre mi cuerpo y tu cuerpo
sobre mi espacio y tu espacio
sobre mis manos y tus manos.

Ya no se escucha al viento, ya no,
ya no se escucha, ahora solo
dos lágrimas
hacen la ronda.

 Vamos andando

Vamos andando sobre la prisa
y a la altura del ombligo
un te quiero.
Vamos andando sobre la estepa
y a la altura de tu boca…
un descanso.
Vamos andando
con las manos juntas y
el sudor corriendo
haciendo mella en tu camisa
haciendo un desastre en mi blusa.
Vamos andando
por estos raíles viejos.
A lo lejos el río, un puente
tu risa haciéndose trino
a tu lado yo que te abrazo
a tu lado yo
a mi lado tú.
Vamos andando amor
y a la altura de tu pecho
un escalofrío.
Vamos andando vida
y a la altura de tu cuello
mis labios.



Comentarios