Buscar

sábado, 26 de noviembre de 2016

Vengo del barro y la tristeza


Sobre la oleada ajena

un abanico de sinsabores:

del barro vengo.

Canta la angustia

el canto triste de la apariencia

canta la duda el canto sobrio de los silencios.

Vengo, vengo del barro lodo

sobre la bruma

sobre la espera

y el blanco negro.

Vengo sin candilejas

ni luces ni algarabías

a tientas vengo.

Reposo sobre el alféizar

en las mañanas de tibia brisa

mientras mi piel se agrieta.

Y canto el canto de los de barro

de los de llanto

de los de lucha

de los de pánico.

Vengo vengo

 del canto vengo

sin más lagrimas

que las del barro.







No hay comentarios.:

Publicar un comentario