Buscar

domingo, 4 de diciembre de 2016

Vengo de donde el lomerío

Vengo de donde el lomerío
es el confín
y el aroma de café
te despierta en las mañanas.
De donde una ceiba te arrulla
y el sinzonte te acaricia
de un pueblito con su río
su puente
y una presa
a la que se le escapa el agua.

Vengo  de una tierra más bella
que ninguna otra tierra
de platanales y caña brava.
Del guajiro y el asere vengo
del hermano y la hermana.
De donde las mariposas
lucen sus alas más blancas.
Vengo de Candelaria
ese terruño querido
que siempre me acompaña.
Vengo de Candelaria
pan, hambre, dolor y cielo
mi Candelaria del alma.


Por Lázara Ávila Fernández 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario